La Telemedicina Veterinaria Durante la Pandemia SARS-CoV-2

Expositor:

Abelardo Morales

Medico Veterinario

La Telesalud, impulsada por el auge de las tecnologías de comunicaciones digitales, presenta tanto oportunidades como desafíos para los proveedores de atención médica, incluidos los veterinarios y su personal. La telemedicina se convertirá con el tiempo en una parte integral de la práctica de ciertos aspectos de la medicina veterinaria (1). Comprender las definiciones claves es importante para decidir si implementar la telemedicina en su práctica y cómo desarrollarla (3).

En la práctica veterinaria, se ha establecido un servicio de Teleconsulta de diagnóstico veterinario digital (3). La situación actual relacionada con la pandemia asociada al SARS-CoV-2 representa una gran oportunidad para desarrollar la Telesalud en la medicina veterinaria. La Telemedicina es una herramienta de práctica, no una disciplina separada dentro de la profesión. La aplicación adecuada de la Telemedicina puede mejorar el cuidado de los animales al facilitar la comunicación, el diagnóstico, los tratamientos, la educación del cliente, la programación y otras tareas (2).

Con una preocupación cada vez mayor en torno al COVID-19, el uso de la Telemedicina se ha convertido en una forma importante de proteger y controlar la salud de los pacientes veterinarios y los equipos veterinarios. El uso de la Telemedicina puede ayudar a prevenir la propagación de COVID-19, en la práctica, ya que permite que los pacientes veterinarios sean evaluados y monitoreados adecuadamente, y solo aquellos pacientes veterinarios que realmente necesitan atención veterinaria puedan asistir a la clínica junto con sus dueños (2), minimizando los riesgos de propagación del COVID-19, durante la pandemia.

La Telemedicina debe realizarse dentro de una relación existente entre veterinario, cliente y paciente (RVCP); este es un punto clave que debe seguir todo el equipo veterinario. La única excepción es en torno a una emergencia (consejo dado en una situación de emergencia) hasta que el paciente sea visto o transportado a un veterinario (3).

La Telemedicina es una subcategoría de Telesalud que implica el uso de una herramienta para intercambiar información médica electrónicamente de un sitio a otro para mejorar el estado de salud clínica de un paciente (4). La Telemedicina puede definirse ampliamente como el uso de tecnologías de telecomunicaciones para proporcionar información y servicios médicos (4). También se considera que la Telemedicina proporciona un acceso eficiente y conveniente para los trabajadores ocupados, el sistema que comenzó como una simple transferencia de imágenes se ha convertido en una compleja gama de tecnologías que forman redes médicas electrónicas para brindar cirugía asistida remotamente, consultas de diagnóstico o terapéuticas, casos gestión y educación (2).

Los médicos veterinarios deben cumplir con las leyes y regulaciones en el estado en el que tienen licencia para ejercer la medicina veterinaria, en la mayoría de los países la Telemedicina no ha sido regulada, sin embargo, en el futuro es una legislación por desarrollar en muchos países.

Las dos subcategorías de Telesalud más desarrolladas en medicina veterinaria son: Teleconsulta y Telemonitorización. La Teleconsulta es una subcategoría de Telesalud en la que un veterinario de práctica general utiliza herramientas de Telesalud para comunicarse con un especialista veterinario a fin de obtener información y consejos sobre el cuidado de un paciente. La importancia que tiene la telemedicina para romper barreras geográficas y acercar la atención especializada a lugares que si no fuese a través de la telemedicina sería imposible, manteniendo la calidad de la atención veterinaria especializada. Esta Teleconsulta no sustituye la evaluación física del paciente, realizada por un veterinario acreditado sin embargo permite discernir de manera primaria entre la urgencia de atención veterinaria.  

La Teleconsulta es ampliamente utilizada en las especialidades de medicina veterinaria por ejemplo, dermatología, medicina interna, oncología traumatología, anatomía patológica veterinaria entre otras. Esto ha permitido la interacción directa vía remota de profesionales en la discusión y resolución de casos clínicos.

En patología veterinaria se ha desarrollado en los últimos años, la consulta de casos clínico-patológicos con especialistas de cada área a nivel mundial. Un anuncio promete una conexión instantánea a un veterinario desde su teléfono, tableta o computadora en cualquier momento. El propietario abre la aplicación, describe los síntomas clínicos que presenta en este caso el paciente animal  y solicita ver a un veterinario. Está conectado con un veterinario general, con quien consulta directamente por texto, audio o video.

El veterinario puede hacer un diagnóstico y, si es necesario, proporcionar prescripciones. La Telemedicina veterinaria sigue el mismo camino que la Telemedicina humana, pero presenta desafíos asociados con la incapacidad de los pacientes para describir su dolencia.

La Telemonitorización es la supervisión remota de pacientes que no se encuentran en el mismo lugar que el proveedor de atención médica veterinaria. Esto podría variar desde el uso de un monitor de glucosa portátil hasta un dispositivo de monitorización portátil que captura los signos vitales del paciente y otros comportamientos.

Se ha observado un gran desarrollo por parte de los veterinarios en ejercicio a nivel mundial en los últimos 5 años, así como muchos servicios veterinarios (hospitales), han adoptado este sistema de Telemonitorización de pacientes animales, esto ahorrando costos económicos y de tiempo, sumado al auge de las redes sociales, ya que permite un seguimiento continuo de la evolución de un paciente. Recientemente, en muchas granjas y hospitales veterinarios se mantienen circuitos cerrados de TV para monitorear continuamente a los animales en establos, boxes, incluso en hospitalización.

Parece haber un futuro brillante para la Telemedicina para la medicina veterinaria en animales de compañía y de granja. Amplía el acceso a la atención médica veterinaria, proporciona un servicio de triaje económico, proporciona el pago de la consulta veterinaria y es particularmente eficaz en situaciones como el seguimiento después de una visita al consultorio o al hospital o para la inspección de sitios quirúrgicos o movilidad (4).

En los últimos 8 meses después de la pandemia de SARS-CoV-2 declarada por la OMS (Organización Mundial para la Salud), el 12 de marzo de 2020, la Telemedicina se ha desarrollado como una herramienta educativa, la mayoría de las Universidades y asociaciones profesionales internacionales han desarrollado dentro de sus plataformas herramientas de actualización de educación continua para veterinarios y estudiantes de medicina veterinaria, a través de algunas plataformas como zoom, YouTube, Google, Microsoft, Telegram, incluido WhatsApp, entre otras. Esto representa un gran avance para la medicina veterinaria en todo el mundo durante la pandemia SARS-CoV-2.

Referencias

  1. Burns K.  COVID-19, Telemedicine and Veterinary Nurses. Available in: https://todaysveterinarynurse.com/articles/covid-19-telemedicine-and-veterinary-nurses/
  2. Gyles C. Veterinary telemedicine. Can Vet J. 2019 Feb; 60(2): 119–122.
  3. Marsa M and Auerb REJ. Telemedicine in veterinary practice. Jl S.Afr.vet.Ass. (2006) 77(2): 75–78
  4. Veterinary telehealth: The basics. American Veterinary  Medical Association. Available in:  https://www.avma.org/resources-tools/practice-management/telehealth-telemedicine-veterinary-practice/veterinary-telehealth-basics

Expositor:

Abelardo Morales

Medico Veterinario